Más innovación, más competitividad

La productividad es clave para cualquier industria, pero la pandemia hizo que las mejoras en este punto se hicieran urgentes, considerando la escasez de recursos, la baja inversión y la capacidad productiva de alto estándar que se encuentra ociosa. Más aún, cuando la crisis sanitaria termine y la economía deba recuperarse. 

Ser más eficientes en nuestros procesos, aumentando la productividad al máximo posible, equivale a eliminar completamente los tiempos muertos en obra, secuenciar partidas, integrar especialidades e intensificar el uso de herramientas digitales. Para ello, las tecnologías de información, la manufactura avanzada y los procesos de certificación de mano de obra especializada son nuestros grandes aliados. 

El nuevo orden considera a todos los agentes de la cadena de valor, incluyendo la tramitación digital de permisos de obra, la planificación, la coordinación con proveedores y logística de obras, además de nuevos factores a considerar en higiene y seguridad laboral.

Empresas e instituciones públicas y privadas -que hoy forman parte del Consejo de Construcción Industrializada (CCI), impulsado por Construye2025, al cual la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE) se ha sumado como entidad patrocinadora- están remando en este sentido.

De hecho, en CCI y Construye2025, estamos trabajando para eliminar barreras, derribar mitos, resaltar ventajas y difundir casos de éxito, junto con desarrollar metodologías de control y medición, que nos permitan ser más autoexigentes en los resultados de nuestras obras. Asimismo, estamos trabajando -desde hace algún tiempo- en desarrollar la normativa necesaria, establecer estándares y habilitar la interoperabilidad entre distintos materiales y sistemas constructivos, para lograr obras híbridas con foco en la calidad y la eficiencia. Contamos con la tecnología, el conocimiento necesario y la capacidad productiva para ello. 

Lee También:   ¡Atención Puente Alto! Conoce el Fondo Chile Compromiso de Todos

No obstante, con la productividad de la construcción estancada durante 25 años hacer las cosas como siempre hemos hecho ya no es sostenible. En un ambiente cada vez más competitivo y exigente, es fundamental innovar y adaptarse, así como dedicar tiempo y recursos a la búsqueda de alternativas que permitan mejorar resultados, compartir aprendizajes y difundir casos de éxito. Quienes han emprendido ya este rumbo, saben que el camino es claro y genera resultados. 

Las mayores ganancias de la construcción industrializada están en la reducción del riesgo, la precisión en la estimación de costos y plazos, y en hacer una mejor entrega final, con una postventa minimizada. Así es como se construye un buen resultado, que beneficia a todos los que intervienen en el proceso, sin tiempo perdido y con recursos utilizados de manera óptima.

.